Con B·LOCK, olvídate del bumping