, ,

¿Que hay detrás de “una novedad”?

Hola!

Portabrocas de hasta 152mm

Hace muchos años, cuando empezaba mi carrera profesional, me enseñaron en el primer curso de “Técnicas de Venta”, que en una conversación de ventas, había que evitar palabras que asustasen al posible cliente. Y la palabra “Novedad” y sus derivados, estaban entre estas “palabras prohibidas”. Entre otras cosas, porque entre sus sinónimos y derivados, se encuentran en la mente del que la escucha, cosas como “moda” “invento” “cambio”, “mutación”……y eso no gusta. Gusta lo que se conoce, lo que está más que testado, lo sobradamente probado, o, si queréis, lo tradicional.  Y, al fin y al cabo, en una conversación de ventas, lo que se busca básicamente es vender, por lo que hay que desterrar del vocabulario estas “palabras prohibidas”.

Que se lo cuenten al mal recordado Richard Nixon, cuando cambió el sistema bancario, y se pasó de tener la confianza en que cualquier banco central de un país garantizaba su moneda en oro, (establecida en los acuerdos de Bretton Woods firmados en 1944) a que el Dólar era consistente en sí mismo y nadie podría obligar al Gobierno de los Estados Unidos a cambiar el papel moneda por oro en cualquier momento. Este verano celebramos el 40 aniversario (15 de Agosto de 1971) de un mundo regido por el dinero “fiat”, sin más respaldo que el de la confianza que tenemos depositada en aquellos que lo emiten. Aquí tenéis el enlace por si tenéis curiosidad…https://youtu.be/iRzr1QU6K1o 

Enlace de las correas al rotor

Y, parece que no va tan mal, así al fin, es cuestión de confianza. Entonces, ¿como conseguir la confianza de los posibles clientes cuando presentas una novedad? Pues creo que lo primero que se viene a la cabeza de cualquiera es ¿QUIEN LO HA HECHO?, ¿de dónde procede? ¿a quien se le ocurrió?. Si te responden acertadamente a esa pregunta (sea por propia experiencia, sea por demostración evidente) entonces, ves “la novedad” como algo positivo, y digno de confianza.

Taladro vertical de transmisión                           por correa

Estaba dándole vueltas a este tema el otro día por la fábrica y me encontré con esta maravilla que nadie acierta a decirme de qué año es, porque todos recuerdan como propio: “Siempre ha estado”. Resulta que es el primer taladro vertical que compró Vicente, el inventor de nuestro B-lock, cuando empezaba en el mundo de la cerrajería. Es una maravilla que compró de segunda mano (parece de los cuarenta) con un motor eléctrico de 2,5 KW que activa el portabrocas mediante correas de transmisión y un diferencial superior. Con él empezó a desarrollar soluciones que siempre fueron novedosas y siempre tuvieron esta necesidad de levantar la confianza de los clientes, por ser un cambio radical de paradigma y punto de vista  ante un problema.

Al fin y al cabo, ya lo dijo Albert Einstein en su visión de “La crisis”, “No pretendas que las cosas cambien si siempre haces lo mismo”. Hacer cosas para que la palabra “cerradura” cumpla con su estricto sentido etimológico: El sufijo “dura” (acción y acto de) y el verbo “cerrar”. Tendríamos entonces “lo que deja cerrado” o “lo que permite dejar cerrado”. Y esto es exactamente lo que hace Nuestro B-Lock: sin cambiar tu puerta, ni tu cerradura, ni tus llaves, ni tu bombín o bombillo, tu casa queda PERFECTAMENTE CERRADA. Ni con tu llave podrás entrar.

Y lo hace como solución al problema de la seguridad desde una empresa que desde finales de los setenta ha presentado soluciones de éxito en el tiempo.

Contad, si queréis mientras dais un paseo por cualquier ciudad de España, cuantas cerraduras de cremallera para persianas enrollables como la de la foto veis…….

Si, es otra solución de Vicente para MVM.

He elegido esta publicidad de los años ochenta y sí, tiene una falta de ortografía. La cerradura que comercializamos actualmente ha variado un poco, con varios tipos de bombillo, doble bombillo para abrir desde el interior, varias cremalleras o varios pies. Pero la idea, sigue siendo la misma…

 

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *